gallery-1479934810-winer-skinLa piel es la capa más externa de tu cuerpo y por lo tanto la más expuesta. En estos meses de invierno, el frío y el viento deterioran la capa hidrolipídica de la piel (que es la que nos “defiende” de las agresiones externas), resecándola y acelerando el envejecimiento.

Son los cambios bruscos de temperatura los que mayor factura pasan: salimos del calor de casa al frío de la calle, del calor del coche o autobús a, de nuevo, el contraste con el frío de fuera… y con ello empieza la deshidratación, sequedad, descamación, piel apagada e incluso pequeñas heridas, si tienes una piel sensible.

Si quieres echarle una mano a tu piel para mantenerla bonita y protegida, apunta estos consejos:

1 | CUIDADO EXTRA EN MANOS, CARA Y CUELLO
Carece de glándulas sebáceas, por lo que se descama con mayor facilidad y han de ser especialmente hidratadas, por ser las más expuestas. Opta por cremas altamente nutrientes con, como mínimo, un factor de protección solar 15.

2 | ¿CÓMO ME ABRIGO?
Mejor prendas de tejido térmico, como el algodón: conserva muy bien el calor, mantiene la piel seca y permite la evaporación del sudor. No te ciñas demasiado la ropa de invierno, pues tu organismo no transpirará y facilitará la descamación en piel.

3 | ¿DUCHA CALIENTE?
Es tentador, pero no es recomendable pasarse con la temperatura del agua. Las duchas excesivamente calientes y prolongadas remueven el manto hidrolipídico. Es mejor una ducha rápida con agua tibia y un jabón que respetuoso con la estructura química de la piel.

4 | LABIOS AGRIETADOS
Si están secos o agrietados, ¡no los humedezcas con saliva! te llevas una irritación adicional, y al rato, estarán aún más secos que antes.
Protégelos con un protector labial hidratante.

5 | CODOS Y RODILLAS. ¿EN SERIO?
Sí, estas zonas son las que se resecan con más facilidad; por lo que cuando te apliques hidratante por todo el cuerpo, no te cortes con esas zonas.

6 | ¿Y LA CALEFACCIÓN?
En casa la temperatura ambiente no debería superar los 22 grados y es aconsejable estar pendiente de la humedad. Si no cuentas con un humidificador, hay trucos como colocar toallas húmedas en los radiadores.

7 | CREMAS FACIALES
Realiza una limpieza del rostro dos veces al día, por la mañana y por la noche. En esta época del año es mejor una crema densa, pero siempre de acuerdo a las necesidades de tu tipo de piel (seca, grasa o mixta).

8 | UNA AYUDA EXTRA DESDE EL ESTÓMAGO
Incorpora a tu dieta alimentos ricos en vitamina A y C. Ganarás en luminosidad.

9 | BEBE AGUA SIEMPRE QUE PUEDAS
No te dará pereza, pues con la calefacción probablemente sientas la boca un poco seca. Aprovecha e hidrátate por dentro, que se notará muchísimo también por fuera.

10 | REPÁRALA CON UN TRATAMIENTO
Nuestro rostro, aunque no lo notemos, acumula el daño de todos los años pasados en los que ha estado expuesto. La mejor manera de poner el contador a cero es un tratamiento con productos preparados especialmente para tal fin y aplicado por un profesional. Te recomendamos un Tratamiento Hidratante (actúa reforzando la barrera hipolipídica de la piel), un Tratamiento Regenerante (para pieles maduras o castigadas, alisa las líneas y regenera el tejido), o un Tratamiento Oxigenante (devuelve la luminosidad a las pieles apagadas).

PIDE CITA YA y empieza las fiestas con una piel deslumbrante, renovada y protegida.

Evita el daño del frío en tu piel con 10 sencillos detalles
Etiquetado en:                        

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.